Sentí alivio al saber que la ley de equivalencia de intercambio no era cierta, que las personas no siempre son forzadas a pagar un precio para obtener algo de valor a cambio, porque incluso si viviese mil vidas nunca podría hacer lo suficiente para merecer el regalo de mis hijos.

Esta frase le gusta a

y a 30 personas más
La frase ha podido ser editada después de que se haya enviado a moderación.

Comentarios

No hay mensajes