Todas las personas son víctimas de su propia confusión, por eso en este mundo no puede habitar un alma totalmente pura, luchamos para mantener la excelencia, pero al darnos cuenta llegamos a nuestros límites, y dejamos entrar la maldad en nuestro corazón, por eso todos ansiamos ser salvados.

Publicada por

Esta frase le gusta a

y a 29 personas más
La frase ha podido ser editada después de que se haya enviado a moderación.

Comentarios

No hay mensajes