Con su cara brillando en la profunda oscuridad... y sus ojos como si todas las estrellas de la galaxia se unieran... me dijo que la eternidad existe. Incluso ahora, recuerdo perfectamente como era aquella noche, cuando solo tenía 17 años. Aunque ahora que somos adultos, sabemos que no existe la eternidad.
Ahora que ya no somos unos críos... Pero en aquel entonces... el tiempo se detuvo, y eramos los únicos en el mundo. Ese momento fue tan real... y a la vez parecía un sueño... Sentí como si hubiera durado solo un momento... y a la vez una eternidad. Dentro de nuestros jóvenes corazones, la eternidad existía de verdad. Pero... Todo el mundo... acaba siendo adulto.

Esta frase le gusta a

y a 1 persona más
La frase ha podido ser editada después de que se haya enviado a moderación.

Comentarios

No hay mensajes